Náuseas y vómitos durante el embarazo

Las náuseas y los vómitos son los síntomas más comunes de la gestación. Un alto porcentaje de las futuras mamás los sufren, sobre todo durante el primer trimestre de embarazo.

Algunas embarazadas comienzan a padecerlos de manera muy temprana. Aunque suelen asociarse estos síntomas a las horas matinales, lo cierto es que el malestar puede ocurrir en cualquier momento del día y, también, prolongarse más allá del primer trimestre.

Estos síntomas los puede padecer cualquier embarazada, pero son más comunes en mujeres que pasan por su primer embarazo o en casos de embarazos múltiples.

 

Una de las causas de estas náuseas es el aumento de la hormona gonadotropina coriónica, que tanto el huevo fecundado como la placenta producen en grandes cantidades durante los tres primeros meses. Esta hormona, junto con el aumento de la progesterona, relajan el aparato digestivo, facilitando el reflujo de alimentos y estimulando el vómito.

Aunque es un síntoma muy común durante el embarazo, puede provocar una situación de angustia y malestar en la futura mamá. Para suavizar los efectos de las náuseas se pueden tomar diferentes pautas alimentarias y hábitos que reduzcan dichas náuseas.

En cuanto a la alimentación os dejamos varias pautas que os pueden ayudar:

  • Lo ideal es hacer varias comidas al día (entre 5 y 7) y poco abundantes, con el fin de facilitar la digestión.
  • Para combatir las náuseas matutinas, es efectivo tomar hidratos de carbono antes de levantarse de la cama, pueden ser galletas, cereales, tostadas, etc... y reposar durante unos 15 minutos antes de levantarse.
  • Evitar las comidas y bebidas muy calientes, es preferible tomar comidas y bebidas frías o templadas.
  • Comer despacio, masticando muy bien los alimentos y procurar beber antes o después de comer, evitando beber durante las comidas.
  • Comer mucha fruta y verdura, proteínas e hidratos de carbono, y evitar los alimentos altos en grasa que hacen que la digestión sea más lenta y pesada.
  • Es habitual que ciertos alimentos, que antes tolerabas sin problema, ahora provoquen náuseas, en ese caso es preferible eliminarlos de la dieta e ir incorporándolos gradualmente una vez las náuseas desaparezcan.
  • Evitar las bebidas con gas, las bebidas muy ácidas o las que contengan cafeína o alcohol.
  • Si se vomita, hay que reponer líquido, bebiendo lentamente y  a sorbos pequeños.

Hay ciertos hábitos que pueden servir de ayuda:

  • No exponerse a olores fuertes o desagradables 
  • No fumar y evitar ambientes donde se fume.
  • No usar ropa muy ajustada para no oprimir el estómago.
  • No lavarse los dientes ni tumbarse justo después de comer. Es preferible descansar semisentada, sin llegar a una posición totalmente horizontal.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0